domingo, 26 de agosto de 2012

Reseña Histórica de la Policía de Chillán

(Album Histórico de la Policía de Chile-1927- Compilado y editado por la Empresa Editora Atenea – Santiago República de Chile)Grupo Chillán Antiguo.

Antiguamente en Chillán como en las distintas ciudades del sur del Chile de la segunda mitad del s. XIX se resguardaban casi por si solas, pues era muy raro el caso de que en ellos se cometiera un crimen o se efectuara un robo, pero a raíz del terremoto de 1835, y su actual emplazamiento (leer historia de Chillán y sus fundaciones); muchas familias quedaron en la mayor desprotección, haciéndose sentir entonces la fragilidad del desamparo, por cuyo motivo en el nuevo y viejo Chillán se perpetuaron varios delitos contra la propiedad ajena, efectuados por algunos malos elementos existentes; al decir de la historiadora Alejandra Araya, los “ociosos, vagabundos y malentretenidos” venidos de afuera y por cuyo motivo el Supremo Gobierno bajo la presidencia de don Manuel Bulnes, por Decreto Nº 46 de fecha 11 de agosto del año 1845, ordenó la creación en Chillán del primer Cuerpo de serenos a fin de que tuviera a su cargo el resguardo del orden, vidas y propiedades.

La dotación de este Cuerpo, en sus principios, fue de un Cabo Jefe (con catorce pesos al mes al mes) y de siete serenos, dos de ellos nombrados con ocho pesos cada uno y los cinco restantes de infantería con seis pesos mensuales, serenos éstos que según el decreto ya mencionado quedaban bajo las órdenes del sr. Gobernador, quién para poder sufragar gastos que ese Cuerpo demandara y dando cumplimiento al Decreto Nº 47 de fecha 20 del mismo mes y año, debía por intermedio de un recaudador imponer una pequeña contribución a todos los comerciantes de la ciudad según el capital o importancia del negocio o industria de que eran dueños o administradores.
Bajo la vigilancia del mencionado Cuerpo de Serenos permaneció la ciudad de Chillán hasta el año 1854, fecha en que el Supremo Gobierno por Decreto Supremo Nº 448 del 8 de noviembre ordenó que este Cuerpo pasara a las órdenes de las Municipalidades creadas por el mismo decreto, Corporaciones éstas que desde esa época debían seguir sufragando los gastos que demandara el sostenimiento de los serenos, nombre éste que ya perdieron para seguir llamándose policías.



Tanto la Municipalidad de Chillán como otras mantuvieron bajo su poder autónomo, más como arma política que para el resguardo del orden, a las policías hasta que por Ley Nº 344 de fecha 12 de febrero de 1896, el Supremo Gobierno ordenó que el Cuerpo de Policía Municipal pasara a poder del Fisco, quien, en lo sucesivo, debía darle nueva organización y rentarlo de su cuenta.
Posteriormente y con fecha 1º de septiembre del mismo año, el Alcalde de la Comuna de Chillán sr. Fanor Paredes dando cumplimiento al decreto aludido, hizo entrega al sr. Intendente de la provincia, don Rafael Puelma, del Cuerpo de Policía que en ese entonces se componía de la siguiente dotación:
1 Comandante: señor Zenón Canales.
1 Capitán Ayudante: señor Lindorfo de la Fuente.
1 Contador: señor Carlos E. Fournier.
2 Tenientes 1.os: señores Alfredo Villagra y Pedro N. de la Peña.
4 Suboficiales: señores Valentin Azcuy, Juan José Sepúlveda, Juan Pablo Soto y Artemio Ramírez.
Más dos Sargentos 1.os, cuatro Sargentos Segundos, ocho Cabos 1.os, ocho Cabos Segundos y seis Soldados que hacían un total de de ciento ocho (108) individuos de tropa, número éste que, ya en ese entonces según comunicaciones del señor Intendente de la Provincia al señor Ministro del Interior, se hacía exiguo, por cuyo motivo al dar cuenta de la recepción de este cuerpo pedía su aumento.

Poco tiempo después, el Gobierno cambió el grado de los Jefes y Oficiales de las Policías de la República, llamándolos Prefectos, Comisarios, etc, hasta que por Ley Nº 4052 del 8 de septiembre de 1924 se dio a las policías la organización actual, creándose el escalafón y aumentando los sueldos de sus miembros, con lo cual la Institución pasó a ser, tal vez, la primera de Sud-América.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada