domingo, 5 de mayo de 2013

Mes del PATRIMONIO en CHILLÁN....


¿Cuál es la relación que tienen los chillanejos con el patrimonio cultural?
Muy fuerte, quizás a lo mejor no se condice con lo que tenemos a nivel físico, la naturaleza nos fue poco a poco limando un carácter que hasta el día de hoy es nuestro baluarte, fueron los saqueos y los incendios de antaño junto a  la naturaleza del “ojo que todo lo ve” que sentenció los  terremotos de 1751, 1835 y 1939 los que al parecer  misteriosamente cada cien años, nos visitan implacablemente para recordarnos que debemos renacer de las cenizas.
Nuestro gran patrimonio es la “memoria”, aquella que a falta de grandes museos e iconos que se fueron destruyendo, se sigue conversando entre los nuestros, como una forma de desmitificar los conceptos del arraigo y del desarraigo.





¿Existe conciencia patrimonial por los edificios que se han derrumbado?
Aquí debemos separar dos cosas;  una, el pensamiento rector del chillanejo común, y aquel que pareciera visita, y seduce con la billetera, la globalización y el mercado.
El primero, tiene una clara conciencia de su entorno, de sus anclas, y referentes físicos que poco a poco se desmoronan, saquean, o lisa y llanamente se demuelen.  Lo experimento día a día en los grupos a los cuales pertenezco, y a las redes de vecinos que a fuerza del desmantelamiento forzado, lloran en silencio como lo que no pudo la naturaleza, lo hace implacablemente la picota.
Los otros, son el mercado, la globalización, la asimilación forzada, y esa es la más terrible; son los que miden el crecimiento por números y estadísticas, son los que denomino “los desmemoriados”
Los que han convertido la relatividad en una de las columnas vertebrales de la sociedad...”Donde aquí no ha pasado nada”...Una calle adoquinada o un  edificio que nos enfrenta a una época, al bello  misterio del recuerdo, paso  a ser "una calle o una construcción ninguneada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada