jueves, 27 de noviembre de 2014

CIUDADANOS DESINFORMADOS ¿a quién culpamos?

Editorial Revista Chillán Antiguo & Vitrina Urbana
mes de noviembre
p. Marcia Castellano

 Vender nuggets es más fácil que vender comida buena para el cuerpo y el alma. Así lo hablábamos con unos emprendedores gastronómicos que ofrecen comida saludable y respetuosa del origen ancestral de los alimentos, pero que no han logrado despegar todavía con su negocio. Cuando vemos que Las Últimas Noticias es el diario líder en lectura de papel y digital de lunes a domingo (Ipsos, abril a septiembre 2014), pareciera ser que lo mismo que sucede en materia gastronómica pasa con los medios de comunicación. El público también prefiere fast food para el cerebro.

Si los número los acompañan, es lógico pensar que proliferarán los diarios que pongan en portada titulares del tono: “Paola Volpato enseña a vestirse de pituca” (5 de noviembre) o, en la misma línea, “Janis Pope reapareció en el fashion week: me preparé a full” (7 de noviembre). Estos disparates protagonizaron la semana en que justamente comenzó el paro nacional de profesores, pero eso no pareciera interesar al lector. Es mejor permanecer desinformados y nutrirse de noticias absurdas. Para muestra un ejemplo: en la última encuesta CEP, consultados sobre la reforma tributaria y su impacto en su situación económica personal, un 22% respondió que no sabe. Pienso en la escena e imagino respuestas, tan vergonzosas como ilustrativas, del tono “ah, pucha ahí me pilló”, “en realidad no sabría decirle”, que dan cuentan de la ignorancia sobre asuntos que debieran interesar a los ciudadanos con derecho a voto.


No podemos culpar de todos nuestros males a los medios de comunicación (radio, tv, prensa escrita), porque hoy en día el acceso a Internet permite estar conectados con los sucesos que nos rodean; el discurso de los medios dejó de ser un monólogo y ahora el receptor puede opinar en tiempo real. La razón de que existan medios desechables es que el público los prefiere, simplemente la lógica de mercado opera bajo esa ecuación. Si cree que la comida chatarra es nociva para su salud, entonces prefiera la comida sana; si cree que los medios de consumo masivo no le aportan, entonces prefiera contenido; si no cree que le perjudican, entonces esta sugerencia llegó demasiado tarde para usted. Comer nuggets es más fácil.



Rev. Nº 19 mes de noviembre,
con su respectiva postal patrimonial de Chillán Antiguo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada