martes, 27 de diciembre de 2016

CORTE DE APELACIONES DE CHILLÁN (1937)

p. Máximo Beltrán Fuentes / Juan Carlos Romo Sanders




Desde una perspectiva histórica, es posible encontrar el origen de la Corte en nuestra ciudad con ocasión de una visita oficial realizada en 1935 por el Presidente de la República, don Arturo Alessandri Palma; fue en aquella jornada cuando personeros representativos de la ciudadanía y abogados en ejercicio solicitaron la creación de un Tribunal de segunda instancia con sede en Chillán. Asistieron a esta entrevista, entre otros destacados personeros, Alfonso Quintana Burgos, José Miguel Sepúlveda Palacios, Felidoro Tapia Mendoza, Luis Alamos Barros, Rafael Veloso Chávez y Nicanor Poblete, industrial.

El presidente Alessandri comprometió sus esfuerzos a la creación de este Tribunal de alzada, lo que se logró al dictarse la Ley Nº 5.867, del 8 de agosto de 1936.El Acta de Instalación data del 13 de enero de 1937 y en ella consta que presidió el Tribunal el Ministro don Rafael Fontecilla Riquelme y lo integraron los señores Ministros don Julio Zenteno Casanova, don Arturo Zavala Ulloa y don Guillermo Saavedra varas, siendo Secretario Ad-hoc don Alberto Escala. En aquella oportunidad fue propuesto como Secretario-Relator don Alberto Ramírez Palacios, quien fue designado en propiedad.

Hasta el 24 de enero de 1939, el Tribunal funcionó en el local ubicado en elprimer piso de los edificios públicos de calle Libertad, frente a la Plaza de Armas, lugar ocupado anteriormente por Correos y Telégrafos y que fue alhajado convenientemente, dotándolo de enseres, útiles y una valiosa biblioteca. Todo ello quedó destruido por el terremoto que asoló la zona, mas el Tribunal siguió funcionando con la totalidad de sus miembros desde el 16 de febrero del mismo año en dos piezas que proporcionó don Dionisio Etchevers en su casa de calle Constitución esquina de Isabel Riquelme, una de las veinte casas que quedaron en pie en la ciudad. Los documentos y libros de la biblioteca que lograron rescatarse del edificio destruido fueron guardados en un carro metálico de Ferrocarriles y de ello se preocupo personalmente el Juez del Segundo Juzgado de letras de Mayor Cuantía, don Carlos Letelier Meza.

Alrededor del mes de abril del mismo año 1939, con ocasión de la visita a la zona del Presidente de la República don Pedro Aguirre Cerda, hubo voces que insinuaron el traslado de la Corte a otra ciudad del país; sin embargo, testigos presenciales indicaron que el Primer Mandatario habría manifestado: “yo no puedo agregarle otro terremoto a Chillán: quitarle la Corte a esta ciudad sería agregarle otro terremoto”, exhortando a quienes lo escuchaban a mantener la administración de justicia, aún con las dificultades que existían, recordándoles que la justicia romana se ejercía en la plaza pública. El mismo lo acababa de comprobar con el juez señor Letelier, a quien había visto ejerciendo su ministerio en la plaza Sánchez, en un rústico mesón y con un hoyo redondo al lado, donde mantenía a los detenidos.

El Tribunal de alzada continuó ejerciendo sus funciones en forma absolutamente precaria en cuanto a su local, pero efectiva en cuanto a su labor propiamente tal. Permaneció en la casa Etchevers hasta marzo de 1941, fecha en que se trasladó a Libertad N°343;dos años más tarde lo hizo a Libertad N°666, para llegar finalmente a su ubicación actual en el año 1944.

Por la Corte de Apelaciones de Chillán han pasado funcionarios judiciales que lograrían ocupar altos cargos en la judicatura nacional. Es el caso del primer Presidente, don Rafael Fontecilla, quien llegó a ser Presidente de la Excma. Corte Suprema; de los Ministros señores Osvaldo Erbetta Vaccaro y Enrique Correa Labra: Ministros de la Excma. Corte Suprema; de los relatores señores Eduardo Ortiz Sandoval, Rafael Retamal López, Luis Maldonado Boggiano: Ministros de la Corte Suprema.

La fiscalía de esta Corte fue servida con singular acierto, desde su fundación y durante dieciséis años, por don Guillermo Burgos B.; lo sucedieron en el cargo, entre otros, don Rogelio Muñoz Santibáñez, don Gabriel Leyton, don Gustavo Baerlswyl Álvarez, don Julio Verdugo, don Silvestre Molina y don Sergio Cuevas Torrealba.

Numerosos y distinguidos abogados chillanejos han acompañado a la Corte de Apelaciones en su tarea de administrar justicia, en su carácter de abogados integrantes. Entre ellos podemos recordar a los señores, José Miguel Sepúlveda Palacios, Alfonso Quintana Burgos, Abelino Acuña Ham, José Astroza, Luis Sepúlveda Veloso, Eulogio Fuentes Geldres, Rafael Veloso Chávez, Oscar Mendoza Veloso, Juan Anzieta Novoa, Frilán Rioseca Mellado, Víctor Flores Castelli, Javier Alsina, Alberto Landaida Meaza, Marcos Camus Tobar y Fernando Martínez Labatut.




El Poder Judicial de nuestra nación está conformado por más de 450 tribunales que desarrollan su trabajo a lo largo y ancho del país. En la parte superior de su organización se encuentra la Corte Suprema, tribunal que ejerce la superintendencia directiva, correccional y económica de todos los tribunales que conforman el Poder Judicial.

Su sitio de difusión informativa digital agrega que, para la administración de justicia en todos los rincones del país, su actuación se divide espacialmente en 17 territorios jurisdiccionales, que son encabezados por una Corte de Apelaciones en cada uno de ellos; en el caso de la Región del Biobío, la responsabilidad recae en las ciudades de Concepción y Chillán.





Actualmente, el Presidente de la Corte de Apelaciones de Chillán es don Guillermo Arcos Salinas; sus Ministros son don Darío Silva Gundelach, don Bernardo Hansen Kaulen y don Claudio Arias Córdova. Su Fiscal es don Solón Vigueras Seguel; su Secretario es don Juan Pablo Nadeau Pereira y su Oficial 1° doña Miriam del Rosario Contreras Fuentes.

La Corte de Apelaciones de Chillán registra en su sitio informativo digital a los siguientes notarios: don Luciano Cruz Muñoz, don Gilberto Villablanca Ormazábal, don Luis Álvarez Díaz, don José Tejos Henríquez, don Luis Solar Bach, don Francisco Javier Yáber Lozano, don Manuel Bravo Bravo y don Juan Armando Bustos Bonniard. Figuran también los Conservadores, señores Luis González Alvarado y César Fuentes Venegas; y en calidad de Notario Conservador Archivero, don Raúl Leiva Uribe-Echeve y don Marcelo Riesco Vega.Son Abogados Integrantes de la Corte: don Manuel Carrasco Contreras, don Guido Sepúlveda Concha y don Juan Antonio de la Hoz Fonseca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada