miércoles, 26 de septiembre de 2018

CHILLÁN; Escámez, Siqueiros y Edmundo Cisternas

p. Claudio Martínez Cerda

En 1974, después del golpe llegó una patrulla militar al salón de sesiones del concejo municipal, y con la anuencia del Alcalde designado por el régimen (1)  y provistos de unos tarros de asfalto, procedieron a tapar el extraordinario mural pintado por Julio Escámez, denominado “ Principio y fin”.

Este mural fue inaugurado oficialmente por el Presidente Allende el año 1972, siendo Alcalde Ricardo Lagos, ambos fallecidos dramáticamente y en el caso del Alcalde Lagos asesinado brutalmente junto a su familia (revisar este enlace http://chillanantiguo.blogspot.com/2012/07/la-historia-se-escribe-sola-con-el.html )


Inauguración mural "Principio y fín"
Chillán 1972

Su temática hacia una “ apología al marxismo”, y debía ser eliminado por lo que representaba o simbolizaba. No les basto con borrarlo sino que después volvieron a la carga y lo destruyeron a punta de mazo y cincel, para que no volviera a renacer. Esta vez el mazo y cincel no se ocupó para esculpir o para desbastar un trozo de mármol o granito, como lo habría hecho el mismísimo Miguel Ángel en el renacimiento, sino que para destruir lo que la inteligencia humana había logrado crear.

Más tarde y como golpe de gracia, el salón fue dividido en dos y lo que podría quedar del mural debajo de la pintura, quedó fracturado por una losa, hasta el día de hoy. A raíz de este brutal hecho, circuló la versión de que los murales de Siqueiros también serían borrados. Ante el inminente peligro de que ello se materializara, llegaron a Chile cientos de cables y telegramas, intercediendo por lo murales de la Escuela México. Muchos afirman que estos hechos salvaron esos murales, considerados la máxima expresión de Siqueiros.

La brutalidad descargada contra el mural de Escámez habría hecho reaccionar al mundo internacional de la cultura. Pero hay un héroe cuya existencia hasta hoy permanece en el anonimato.


Su nombre, 
Edmundo Cisternas, 
Director de la Escuela México en los años 70, 
radical y masón. 



Efectivamente llegó hasta la Escuela México, un comando de militares encabezados por un oficial que después sería Alcalde, provistos de tarros de pintura, brochas y rodillos para borrar los murales de Siqueiros, el comunista. Cisternas los divisó desde su oficina, corrió hasta la entrada cerró las puertas laterales y dejó solo abierta la del centro. Allí abrió sus brazos y en actitud desafiante impidió la entrada de los militares. La tensión subió, el Director sabía que en una situación similar Ricardo Lagos, el alcalde, había sido acribillado junto a su familia, pero estaba consciente de la gravedad de lo que estaba a punto de ocurrir. 

Testigos afirman que entre los militares había un soldado que había sido alumno del director Cisternas. Este, frente a la escuela que lo vio crecer, cruzó una mirada con su antiguo profesor, luego de eso el soldado se acercó al oficial y le susurró algo al oído, el oficial que se había percatado de que algo ocurría entre Cisternas y su subalterno se retiró un instante, para comunicarse por radio con un superior probablemente. Regresó al frontis de la escuela y ordenó la retirada. Los conscriptos tomaron los galones de pintura y se dirigieron al camión que los había trasladado. El ex alumno le hizo un leve gesto a su maestro de su época infantil cuando se retiraba. Misión cumplida pensó en su fuero interno. Edmundo Cisternas, el Director, volvió a su oficina y continuó con su rutina. 

Archivo fotográfico de la época 1973 - 1974






(1) (nota de la redacción) El autor de esta infamia en estudio, no puedo cometer un error, ya que se barajan 4 nombres; el alcalde militar designado saliente Gastón Cruz  Quintana y el entrante Pedro Guzmán Álvarez; a la vez los jefes de  plaza militar de la época que se la disputan el Comandante Juan Guillermo Toro Dávila y más tarde del Teniente Coronel Cristián Guedelhoefer García.


1 comentario:

  1. Ah recuerdo al Sr. Cisternas, dierctor cuando yo estudie alli entre 1981 y 1983, en su ford falcon y su pelo canoso, siempre nos saludaba y los papas cuando nos iban a buscar. Cuando sali de 8o. se fue y le siguio como director creo que el Sr. Mena. Recuerdo que en 1982 se hizo una restauracion a los murales, comenzando por los que estan bajo las escaleras de acceso al segundo piso y siguiendo por los de la biblioteca, por lo que estuvo un buen tiempo cerrada.

    ResponderEliminar