martes, 3 de abril de 2012

Masonería en Chillán desde 1876


Fuente / Chillan Gesta de Cuatro Siglos / Rolando Fernández Parra
Grupo Chillan Antiguo

Uno de los más altos galardones que una institución puede otorgar por actos heroicos y generosos o por acciones de progreso y bienestar humano es perpetuar entre los suyos el nombre de los que merecieron esta distinción y señalarlo a las generaciones actuales y futuras de la sociedad.

Cuando las generaciones del presente celebran con unción y profundo respeto la trayectoria vital de esta noble ciudad de Chillán, después de más de cuatrocientos años de su fundación, es legítimo y necesario destacar el nombre y las acciones de instituciones y personas que contribuyeron a forjar con su esfuerzo y vivencias lo que es su realidad actual.

Entre ellas, la Orden Masónica se suma a este imperativo del presente, como parte que es de la comunidad en la persona de sus hombres, recordando un poco su historia en esta parte de Chile.

La Francmasonería ha luchado desde los albores de su existencia por la implantación de los principios de justicia, caridad y fraternidad. Mediante métodos simbólicos proporciona a sus adeptos las enseñanzas que encarnan la verdadera filosofía de su doctrina, buscando proyectar su acción bien hechora en la sociedad.
Con los primeros destellos del s. XIX llegaron a América española hombres imbuídos del ideal masónico que con su extraordinario valor moral y acendrado patriotismo lucharon sin desmayo por la independencia de las colonias americanas.
En nuestra patria la primera logia masónica se instaló en Santiago, el 15 de marzo de 1827, siendo su Venerable Maestro (V:.M:.) y fundador, el ilustre masón Vice-almirante dn. Manuel Blanco Encalada. Esta primera logia, cuyo nombre distintivo fue Filantropía Chilena, fue testigo y actor de la gesta de nuestra emancipación política y vio nacer otras logias en Concepción, Valparaíso y Copiapó llamadas, con el tiempo, a tener un profundo significado en el desarrollo social, económico y político de Chile.

Algunos años más tarde, el 7 de abril de 1876 floreció también en Chillán el ideal masónico cuando un grupo de hombres avecindados en esta tierra de Ñuble, se reunieron a discutir la idea de fundar una Logia Masónica en Chillán. Ellos fueron masones iniciados en otras logias de la República y sus nombres que recordamos hoy con singular afecto, eran: Dr. Diego San Cristóbal, Gustavo Santander, Augusto Schwartz, Fernando Rodón, Carlos Santander, Pedro Lagos Marchant, Fernando Urbano Valdés, Germán E. Gabler, Alfonso Altavilla, Benjamín Marechal y Jorge Wilson. Estas personas entre las que había un médico, un militar, agricultores, industriales, agentes de banco y contadores, se dieron con entusiasmo a transformar la idea en una bella realidad. Enviaron a la Gran Logia de Chile una solicitud pidiendo aprobación al proyecto e instrucciones para realizarlo. El 10 de junio de se mismo año, 1876, se formó una comisión organizadora que presidió dn. Pedro Lagos Marchant, secundado por los señores Augusto Schwartz y Carlos Santander.

Por fin, el 21 de octubre de 1876 tuvo su primera reunión la Respetable Logia Tolerancia Nº 12 presidida por dn. Nicolás Tanco, de profesión ingeniero, siendo el 3 de noviembre de ese mismo año instalada oficialmente como logia regularmente constituída por una comisión venida de Santiago, que presidió el ilustre masón dn. Arístides Martínez.

A partir de aquella fecha la logia masónica de Chillán había de funcionar regularmente integrada por destacados vecinos de la comunidad hasta 1883, año en que entró en receso por razones sobre las cuales no existe un claro testimonio histórico, hasta 1914, año en que vuelve a la vida activa, hasta nuestros días.


MASONERÍA Y PROTESTANTISMO EN CHILE.
En el proceso de descatolización de la sociedad chilena tuvo una destacada participación la masonería, la que va a iniciar sus actividades durante el decenio de Montt, aunque hay antecedentes que de su presencia en el país desde los inicios de la república. Pero será a partir de mediados de siglo, que su influencia y acción política va a tornarse decisiva en el quiebre del monopolio de creencias en manos de la Iglesia Católica.

La primera logia masónica chilena surgió en el período pipiólo, siendo constituida el 15 de Marzo de 1827. Su Venerable Maestro fue Manuel Blanco Encalada. Esta logia llamada "Filantropía chilena" tuvo una corta existencia. El ambiente cultural de la época hizo que su vida fuera efímera. Tardarían varios años más para que volviera a surgir una logia masónica en el país, pero esta vez, existirían las bases necesarias para que arraigara firmemente en el sector progresista de la sociedad chilena, asegurando de esta forma su permanencia a través del tiempo hasta hoy día.

El surgimiento de una nueva logia masónica en el país, será en el año 1850, la fundaron emigrados franceses residentes en Valparaíso, todos ellos de ideas republicanas, entre los cuales se encontraban algunos exiliados, como es el caso de su fundador Monsieur Gent. El 14 de Julio se reunirán en su casa un grupo de ciudadanos franceses los que serán el núcleo fundador de la logia "Etoile du Pacifique", cuyo gran oriente fue Francia. Al poco tiempo después, también en
Valparaíso, los masones estadounidenses residentes, instalarán su logia, cuyo nombre fue, "Bethesda", estando ligada a la gran Logia de Massachusetts; ambas logias celebraban sus reuniones o "tenidas" en sus respectivos idiomas, por lo que limitaba la participación de los nacionales en ellas, al no dominar estos idiomas.

La existencia de estas dos logias masónicas en el puerto, abrió las expectativas de los nacionales que simpatizaban con la masonería, lo que llevó a que muchos liberales de Santiago viajaran frecuentemente hasta el puerto para participar en las reuniones de estas logias; esta situación llevó al masón brasileño Manuel de Lima, residente en el país, a echar las bases para formar una logia netamente chilena la cual obtuvo su autorización por parte del gran oriente de Francia, de esta forma, el 27 de Julio de 1853 comenzó a trabajar la logia "Unión Fraternal", siendo su Venerable Maestro Manuel de Lima. A ella ingresaron los más destacado líderes del movimiento liberal existente en aquellos años, junto a algunos exiliados argentinos, entre ellos, Domingo
Faustino Sarmiento. A partir de entonces comenzaron a surgir otros talleres masónicos
en Santiago y en las ciudades de provincias, existiendo un total de cuatro logias chilenas a principios de 1862, entre ellas la "Aurora de Chile", en Concepción dirigida por el Venerable Maestro Enrique Pastor, haciendo un total de seis logias las que funcionaban en el país, contando a las dos compuestas por extranjeros.

El 24 de Mayo de 1862 se constituyó la Gran Logia de Chile, bajo la dirección del Serenísimo Gran Maestro Juan de Dios Arlegui, comenzando desde entonces una expansión notoria de la logias masónicas a lo largo del territorio nacional, todas ellas proyectándose a su vez hacia la política por medio de los partidos alimentados ideológicamente por el liberalismo y en especial, por el Partido Radical.

El surgimiento de la masonería a mediados del siglo pasado va a constituir uno de los hitos más significativos del quiebre de la unidad de creencias en el Chile decimonónico, en que el catolicismo comienza a perder terreno en el ámbito de la elite dirigente, siendo prácticamente expulsado de los circulos intelectuales. Habían muy pocos pensadores católicos, en relación a la pléyade de lumbreras intelectuales, que estaban bajo el control de las logias masónicas, o que por lo menos, estarán bajo su influencia. El peso político alcanzado por las logias en el siglo pasado, se debe a que en ellas recibían su formación ideológica liberal los miembros de los partidos Liberal y Radical.
En las logias se discutían las reformas políticas, que se consideraban necesarias de plantear en el Congreso, y poder liberalizar a la sociedad, despojándola de sus reminiscencias heredadas de la Colonia. Estos acciones impedían el afianzamiento de una sociedad tolerante, libertaria, democrática y republicana.

La masonería representó en grado eminente, el espíritu burgués. Exalta los mismos valores: el racionalismo, la probidad, la tolerancia, el laicismo, la libertad, la filantropía... El amor a la libertad ha sido y sigue siendo el principio medular de las logias,., Junto a la burguesía, los masones ostentan un pasado glorioso en la conquista de las libertades.

Desde un punto de vista religioso, los masones tuvieron en su gran mayoría una
clara conciencia, siendo por lo general deístas, concibiendo a un ser supremo como el Gran Arquitecto del Universo; pero a diferencia de las religiones monoteístas, no les preocupa la vida ultraterrena, concentrándose enérgicamente en la vida presente. El masón debe perfeccionarse en y para esta vida, mediante las herramientas que se le enseñan en la logia, en este sentido, la masonería ha secularizado a la Divinidad.

La masonería va a dar su apoyo a la instalación de las primeras iglesias protestantes en el país, las va a proteger de los ataques del clero. Ésta actitud se debía a la afinidad ideológica entre ambas asociaciones disidentes, lo que llevará a que muchos protestantes
ingresen a las logias y éstas a su vez les facilitarán sus medios de comunicación y de apoyo político y económico para que puedan realizar su labor religiosa.

Esta doble militancia evangélico-masónica, la encontramos desde los inicios de ambas en Chile. Este es el caso del Reverendo David Trumbull, quien cuando llega al país, viene con la misión de iniciar la labor misionera entre los chilenos, pero va a tener que esperar varios años para cumplir ese propósito. Recién lograra iniciar su labor proselitista a partir de mediados de la década siguiente, y esto gracias al apoyo de algunos masones que le facilitarán el local de reuniones y la imprenta para imprimir sus folletos. La identificación de Trumbull con la masonería de Valparaíso, lo llevará a participar del ditectorio de la escuela masónica Blas Cuevas fundada en 1872, Esta
escuela nació por el esfuerzo realizado por la logia "Aurora" número 6, a cuya cabeza se encontraba Ramón Allende Padín. De acuerdo a lo que dice Oviedo, Trumbull era parte del directorio a cargo de la construcción del establecimiento, dejando en claro la militancia masónica del padre del evangelicalismo nacional. Por ahora basta con dejar en claro que la masonería jugará un importante rol en la descatolización de la sociedad y en el comienzo de la labor evangelizadora de los misioneros estadounidenses que vienen a abrir un espacio religioso para el protestantismo en la sociedad chilena, existiendo una aparente coordinación entre ambas asociaciones en
casos de interés común.


LOGIA MIXTA en CHILLÁN

Desde la década de los ochenta  existen logias masónicas mixtas en la ciudad de Chillán, aunque  su labor es escasamente conocida por los chillanejos. La primera logia de Chillán, se formó a partir de una en Concepción y ha ido creciendo en el tiempo hasta sumar ahora tres logias. (2013)

Se  trabaja bajo un prisma de igualdad de género y no de mono género como la masonería tradicional.
La incorporación de la mujer en la Masonería constituye uno de los temas de gran debate entre las logias masónicas. Ello porque el reconocimiento femenino que ha dado la Gran Logia de Chile, ha sido por un carril diferente al de los hombres, reconociéndolas como logias femeninas. En desacuerdo con esta concepción, surgieron las logias mixtas, las cuales incorporaron tanto a hombres como mujeres, y que pese a no ser reconocidas por el ente rector de la masonería chilena, les basta el reconocimiento internacional lo que en la práctica le ha permitido desarrollarse como un ente autónomo.

A diferencia de las logias femeninas y masculinas, la logia mixta ofrece una oportunidad en igualdad de condiciones para el desarrollo tanto de mujeres como de hombres con igualdad de derechos y deberes. Todas  las ramas de la masonería provienen de una misma raíz, compartiendo los mismos valores y ritos.
En Chile, la primera logia mixta se fundó el 25 de febrero de 1929, con Carta Patente de la Orden Masónica Mixta Internacional `Le Droit Humain´ la cual recibió el nombre de `Igualdad Nº 632´”, describe López, explicando que desde 1991 la masonería mixta tiene relaciones con Clipsas (de la sigla en Francés Centre de liaison et d’information des puissances maçonniques signataires de l’appel de Strasbourg, es decir, Centro de Comunicación y de Información de las Potencias firmantes del Llamado de Estrasburgo), organización internacional de jurisdicciones masónicas que están aprobadas y aceptadas por muchas grandes logias de diferentes países del mundo en las que se aceptan mujeres.


3 comentarios:

  1. hola:

    mi bisabuelo era mason, no aparece nada de el, donde puedo averiguar? su nombre era julio hernandez, el era profesor.

    atte. carolina

    ResponderEliminar
  2. En la Biblioteca del Centro Cultural Pedro Lagos, en calle Rosas.

    ResponderEliminar
  3. el colegio concepcion es de masones

    ResponderEliminar