jueves, 28 de febrero de 2013

Los túneles misteriosos de Chillan


p. Ignacio Basterrica Sandoval
Foto / Diario La Discusión - Grupo Chillán Antiguo y aporte sr. Wilson Cádiz

LA NOTICIA Y EL SUPUESTO MITO
 Hace algunos días hizo noticia el hallazgo de dos túneles embovedados de ladrillo durante las faenas de remodelación de la Avenida O’Higgins, entre las calles Constitución y El Roble  y entre calles Libertad y Bulnes  de Chillan. El hallazgo dio origen a diversas especulaciones sobre su origen y sobre su ruta subterránea. Aparecieron entre muchas alternativas imaginarias, la que los suponía un medio de comunicación subterránea entre templos e Iglesias religiosas, interconectando desde tiempos pretéritos  bajo una forma mítica y atemporal en la cronología histórica de las edificaciones eclesiásticas sus diferentes construcciones. Lo anterior inevitablemente hizo que me recordara un pasaje de la novela histórica española “Los Cipreses creen en Dios” (1953) de José María Gironella”; en ella en un pasaje se menciona que durante la revolución española se habría encontrado un túnel que conectaba una Iglesia con un convento de monjas, en el cual había muchos esqueletos ocultos de fetos, dando al lector la idea de un mundo oculto y morboso. Pareciera aquí en Chillan, que algún lector de esa obra extrapolo hace décadas ese pasaje novelesco haciendo nacer un mito vivo similar en nuestra ciudad. Nada mas alejado del morbo es la respuesta para estas construcciones subterráneas, desilusión o no, ellas responden a otras razones mas practicas. Según el mito local La iglesia y Templo Los Carmelitas estaría comunicado con la Catedral. También aparecieron teorías sobre túneles similares entre el Colegio La Purísima y el Seminario de Chillan, hoy Colegio Padre A. Hurtado Tecnológico ubicado en la manzana de Cinco de Abril con Libertad. Por la forma  de construcción del embovedado con ladrillo y argamasa de arcilla, la forma ojival superior, la data de construcción es del siglo XIX. Por ello la teoría de túnel entre los Carmelitas cuya llegada fue a comienzos del siglo XX y cuya primera piedra del templo fue puesta en 1910, con todas las dificultades de tan magna construcción y grandes sacrificios económicos y de trabajo, no es dable a pensar aparte de la cronología ni siquiera la intención de derivar esfuerzos para construirlo. La Iglesia Matriz, hoy Catedral, es de data fundacional de la ciudad, hacia 1835 y varias veces reconstruida, por tanto el desfase cronológico es evidente. Otro tanto ocurre con esas teorías  que sostienen existirían túneles entre el Colegio La Purísima, que fue fundado en 1859 y cuya instalación de la orden data desde 1836, y el Colegio Seminario fundado el 25 de enero de 1898. Por ende esta teoría de los mal llamados túneles religiosos no pasan a ser mas allá de un mito urbano copiado por algún lector de novelas que quiso tal vez poner algo de morbo en los temas de fe de los feligreses de esa época en Chillan subsistiendo como un erróneo concepto bizarro en las mentes de muchos chillanejos hasta hoy , e induciendo al error de creerlo y darlo por cierto.




EL ORIGEN
Buscando respuestas sobre el origen de su construcción, podemos barajar algunas alternativas, para llegar a la más probable según el criterio histórico y el de sus posibles usos.
Como se dijo antes, por modelo de construcción, su forma embovedada y curva de un metro sesenta centímetros de alto y noventa centímetros de ancho y los materiales empleados ladrillo con argamasa, su data de construcción se puede situar en el siglo XIX, aunque el modelo constructivo se había usado desde los tiempos de la colonia

Una alternativa a considerar es el hecho de que el actual emplazamiento de Chillan Nuevo, se instalo en los terrenos que pertenecieron a don Domingo Amunategui Aldecoa, comprados  y pertenecientes a parte de su fundo Huadum.  Sin embargo, para lograr el cuadrilátero perfecto del trazado realizado por Ambrosio Lozier debieron comprarse retazos del fundo El Tejar en la zona sur poniente, y del fundo Huambali en la zona Sur, hoy Avenida Collin antes Cañada Sur. Como los terrenos eran en su mayor parte pertenecientes al fundo Huadum del señor Amunategui podría inferirse que los túneles podrían haber sido construidos y usados para obras de regadío de construcción de anterior data. Sin embargo según registros de la época, la calidad de la tierra era considerada menos que regular, con características de lecho de rio,  muy húmeda y pantanosa. Por tal motivo creo esta tesis estaría descartada pues no tendría razón de ser por la calidad del suelo y por que  de considerar tal obra en la tasación de seguro el precio que fue muy caro para la época, lo habría sido aun mas.

Una vez habitado Chillan nuevo, en el proceso de habilitación y de edificación de Las nuevas construcciones, que en un primer momento fue lento, pero que por el incentivo legal de multas debió acelerarse, se comenzaron a construir calles y edificar construcciones, con el gran inconveniente de las inundaciones invernales y de las napas superficiales  de agua, las que drenaban en forma natural hasta en la actualidad al lecho del estero Las Toscas y de los muchos canales que atravesaban y circundaban la ciudad y las cuatro cañadas. Las construcciones de entonces tenían pozo para el agua bebestible y letrinas ciegas para los desechos. En las calles circulaba en las cunetas aguas servidas que se dirigían a los diversos canales con corrientes para evacuarlas. Las acequias de las calles y su mantención fueron un verdadero problema para los vecinos y autoridades por los problemas higiénicos  de epidemias e infecciones que ello causaba. Chillan a comienzos del siglo XX tenia varios puntos con pantanos y lagunas dentro de las cuatro avenidas, situación que solo se enfrento por la decidida acción del Intendente de Ñuble don Vicente Méndez Urrejola, y del alcalde don José María Sepúlveda Bustos en las primeros años del siglo XX.




Anteriormente durante el siglo XIX, diversas autoridades debieron enfrentar estos graves problemas de humedad e higiene. Cabe recordar al Intendente Ambrosio Rodríguez quien hacia 1852 procedió al mejoramiento de las calles aterraplanandolas con tosca  y caliza y cubriéndolas de cascajo de rio haciéndolas empedradas. Ello como una solución a las frecuentes inundaciones, que dejaran hacia 1850 a Chillan y que se denunciaba con la siguiente descripción los efectos catastróficos de estas “transito de algunos esteros por el centro de la población, cuyos causes no son a propósito para contener las aguas que de todas partes se ramifican en ellas, con motivo de continuadas lluvias; habiéndose desbordado  las aguas en curso desordenado siguiendo el descenso natural o impedidas por el agolpamiento de la abundancia”

Hacia 1856 se procede a la reparación de las calles también malogradas por las continuas inundaciones, principalmente por los desbordes de los esteros Las Toscas y Talquipen, este ultimo en el sector oriente cuyo curso provocaba daños en el viejo cementerio de la ciudad.
Como se desprende de estas descripciones, el problema urbanístico y de salubridad era constante y evidente para la ciudad y sus habitantes.

Bajo la alcaldía de don Nicolás Álamos también a mediados del siglo XIX se realizaron obras de mejoramiento en estas materias. Obras que bajo las intendencias  de don Gonzalo Gazmuri, y del General José Rondizzoni  tuvieron el impulso necesario para el mejoramiento urbanístico.
En cuanto al agua potable, los primeros intentos fueron la instalación de una pila de agua corriente, en la Plaza de Armas de la ciudad en 1860, importándose por la municipalidad 1280 metros de cañería desde Inglaterra a objeto de traer el agua entubada sobre canoas desde el canal de la Cañada Norte hoy Avenida ecuador hasta la pila de la Plaza. Los trabajos fueron adjudicados por la firma de don Guillermo Davidson conocido industrial y contratista de la época. Sin embargo solo en la primera década del siglo XX, y como se dijo antes bajo la Intendencia de don Vicente Méndez Urrejola y la alcaldía del Dr. José María Sepúlveda Bustos se solucionaría en forma definitiva el agua potable y el alcantarillado para Chillan, construyéndose las obras urbanísticas definitivas.

Por otra parte, la industria en Chillan, principalmente agrícola derivada de su situación geográfica de frontera y de ser la plaza de bastimentos para Concepción desde los albores de la colonia, hace que numerosos molinos de granos se instalen en el nuevo Chillan siguiendo esas tradiciones. Desde luego todos los establecimientos de molienda eran accionados por la fuerza hidráulica, construyéndose numerosos canales y aprovechando los  naturalmente existentes. La posición de la ciudad y la fiebre de oro en California, mas la apertura en 1854 del camino hacia Tome, principal puerto exportador en la época crea las primeras condiciones para la exportación de trigo y de harina hacia el país del norte y del mundo. Agreguemos además la llegada del ferrocarril  del norte hacia 1873 y el ferrocarril de Chillan a Talcahuano en 1874.Obras de comunicación que son motivo de un auge inusitado en la industria local y que con la llegada de las colonias alemana, italiana y vasco francesa hacen de nuestra ciudad un polo de desarrollo dentro del concierto nacional de esa época. Respecto de los molinos y curtiembres,  hacia 1853 en Ñuble existían 115 molinos, de los cuales 93 estaban ubicados en Chillan. La ganadería y sus transacciones hacían de nuestra ciudad el lugar más importante de transacciones del rubro en el sur de Chile. Con la vitivinicultura ocurría otro tanto en cuanto a su desarrollo industrial. Como se puede apreciar este inusitado auge industrial, requería dos cosas, agua para la fuerza hidráulica en sus procesos industriales, y por otro lado las condiciones de drenaje y evacuaciones eficientes de las aguas tanto residuales como de aquellas   producto de crecidas de cauces, lluvias e inundaciones. Estas eran pues, las condiciones y el panorama de Chillan hacia el siglo XIX.




EL POSIBLE TRAZADO
El hallazgo del primer  túnel en la Avenida O’Higgins de Chillan en base a su estructura de construcción y la dirección en que se plantea en el lugar, es de trazado aparentemente recto de oriente a poniente, proyectándose hacia la mitad de la manzana ubicada entre calles Constitución y El Roble frente al numero 630. Situación que no parece sufrir variaciones hasta calle Claudio Arrau, ex Lumaco. Allí en una casa habitación perteneciente a don Rosauro Martinez Rubilar se habría encontrado parte de este ducto manteniendo la misma línea hace unas  tres décadas. Esta información me fue dada oralmente por un artista y maestro albañil que trabajo en la casa de una familiar y entre conversaciones describió de mutuo propio la estructura descubierta entonces, asignándole la categoría de colonial, y  que según el, se trataría de un alcantarillado de esa época. Su nombre era don Emilio Llanos, hombre serio , culto y muy honorable.

Otro antiguo maestro de reconocido prestigio que realizo trabajos en mi casa por años, don Juan Abarca, también me hizo alcances de que en la remodelación y ampliación en la década de los ochenta de la ex Casa Rabie ubicada en calle cinco de abril, entre Maipon y El Roble, se descubrió durante las faenas esta misma estructura dada su descripción, la que fuera sellada en esa oportunidad por la premura de los plazos de aquellos trabajos. Por otra parte en los comentarios de la nota aparecida en la edición del diario La Discusión de internet, una vecina de calle El Roble numero 460,doña Lorna Guajardo dice haber descubierto una sección  cuando el terreno cedió con el agua del riego del jardín en el año 1974 manteniendo esa información en privado desde entonces.

Por otra parte el segundo túnel hallado en Avenida O’Higgins de Chillan, a la altura del numero 400, entre calles avenida libertad y Bulnes, también en posición poniente a oriente, calza con aquella información aportada en el grupo Chillan antiguo de facebook, en cuanto a que durante la construcción de los Edificios Los Héroes, en la esquina de calles Libertad y Dieciocho de Septiembre en las faenas de construcción también se habría hallado una sección del trazado. Por consiguiente da la impresión de que ambos túneles cruzarían la ciudad de oriente a poniente en forma paralela y cruzarían el centro del cuadrilátero de las cuatro Avenidas. Parecería claro de que al menos hay noticias de estos hallazgos desde las calles Cinco de Abril hacia el poniente. Cabe preguntarse entonces; ¿cual hipótesis con un sustento practico e histórico pudieren dilucidar su origen y su uso?


CONCLUSIÓN INCONCLUSA
A través de lo señalado precedentemente, en lo personal soy un convencido de que se trataría de ductos para la canalización y desagüe de aguas lluvias y de acequias de un Chillan nuevo emplazado en un suelo húmedo, y que sufría fuertes inundaciones y desbordes de canales desde su fundación en 1835, y que a consecuencia de ello también había claras consecuencias de salud publica. La zona baja de Chillan, desde la Plaza de Armas al poniente ponen en evidencia este problema aun hoy, al contrario la zona Oriente en que el drenaje natural del Estero Las Toscas hace mas efectiva su labor de receptor de napas superficiales. La anterior tesis podría comprobarse si además del declive natural del suelo, existe una cota que permitiera determinar hacia donde dirigirían las aguas. Antiguamente en la calle de Deuco, hoy Avenida O’Higgins existía un canal del mismo nombre, ¿seria este el destino de estos ductos para drenar el agua? Los especialistas tendrán que dar una respuesta, mientras nuestra ciudad de movimiento resguarda con celo su misterio y solo nos enseña pistas como si se tratara de una difícil adivinanza para sus propios habitantes chillanejos.

2 comentarios:

  1. Historicamente impecable ,claro y jugado.
    Felicitaciones Juan Ignacio ,a mas de algún auto proclamado y aclamado historiador lo has dejado sin habla.

    ResponderEliminar
  2. Juan Ignacio Basterrica Sandoval

    " Quisiera solo agregar a lo que escribi en Chillan antiguo, el hecho de que el arqueologo especialista Sr Marcos Sanchez Aguilera, examino el lugar y descubrio en el lecho del tunel, dos estratos de sedimentos, el primero con restos de ceramica indigena fragmentada, y un segundo con ceramica indigena y loza europea tambien fragmentada. Esto solo afirma la idea de que se trataria de canalizacion de acequias.En efecto en nuestra ciudad se utilizaban cotidianamente utencilios contenedores de ceramica indigena y campesina con esas tecnicas.tambien en forma conjunta y posterior con el auge de la exportacion de trigo y harina por el puerto de Tome y Buchupureo se importaba mucha loza y articulos europeos. Esto hace pensar que la data de construccion de los tuneles es de comienzos del nuevo Chillan.El hecho de descubrir estos residuos arrastrados por los desagues de acequias lo confirmarian.En ese tiempo la basura se enterraba en un hoyo en el patio , o simplemente se tiraban a la corriente de la acequia y con los torrentes de las fuertes lluvias se desplazaban por los tuneles, quedando estos vestigios en el sedimento.La descarga probablemente seria en el antiguo canal de Deuco que pasaba por la actual avenida Ohiggins.Y probablemente un receptaculo se habria ubicado cerca de la Recova y Feria, hoy mercado de Chillan, considerando el enorme flujo de carretas,2000 en Sabado segun testimonio del Chile Ilustrado de Recaredo Tornero. Quizas y probablemente el otro receptaculo estaria en la zona de edificios publicos de la epoca en el sector de la Plaza de Armas. Es cosa de imaginar el barro y los problemas de salubridad, por tanto de alguna forma debio drenarse esos sectores tan visitados y con tantas aglomeraciones"

    ResponderEliminar