lunes, 5 de julio de 2010

Chillán / Cultura y Centralismo

Aporte del sr.
José Rigoberto Parada Daza / a propósito cuando se propuso a Chillán como sede del Consejo de la Cultura...

La estadística del Senado, en la discusión final de la instalación del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, dirá que la votación por Chillán fue un solitario voto a favor, 6 abstenciones y 33 a Valparaíso. ¿Ganó Valparaíso y perdió Chillán?, Ni lo uno ni lo otro. La Cultura y las Artes no se efectúan en oficinas ni burocracias, las hacen sus gentes. ¿Tiene relación con la Economía?. Obviamente que sí, a pesar de las leyes universales de ésta, la influencia culturales de sus gentes no son tan neutras, si no fuese así sería desconocer el impresionante aporte del economista alemán J. Shumpeter.

La discusión tuvo mucho de simbólico y Chillán no salió abatida, pues el aporte de sus gentes al país resulta sorprendente. ¡Algo tiene Chillán! Parece no una anécdota simbólica que el nombre de su gente esté en todo Chile, en Arica se recuerda la toma del Morro por los solados chilenos, a la cabeza de ellos estaba el chillanejo Pedro Lagos Marchant, en los puertos lo más importante se llama Arturo Prat, las principales calles de las ciudades se denominan Bernardo O´Higgins, el aeropuerto de Santiago lleva el nombre de otro chillanejo, Arturo Merino Benitez. Son hechos simbólicos y tremendamente relevantes, sus gentes han marcado puntos de quiebre de un antes y un después; no se puede separar la interpretación de piano sin un antes y después de Claudio Arrau, ni la Opera sin un antes y después de Ramón Vinay, ni el flolklor sin un antes y después de Violeta Parra, ni la pintura sin un antes y después de Arturo Pacheco Altamirano.

Nicanor Parra, otro de sus hijos, en su “Epopeya de Chillán”, publicada en los Anales de la U. de Chile en 1960, en uno de sus versos dice: “Que se levante el raudo viento azul de otoño / que aquí no pasa nada que puramente todo”, en otro: “Que la naranja surja de su capullo de oro / que aquí no pasa nada que eternamente todo”. ¡Algo tiene Chillán! ¿Cómo sería Chile, económica y territorialmente sin esos hombres que se tomaron el Morro de Arica y se enfrentaron a un barco muy superior en Iquique, dirigidos por hijos de Chillán?, ¿Cómo sería económicamente Chile sin el mando de la época de Bernardo O´Higgins? ¡Algo tiene Chillán!, Sí, dos veces destruida por terremotos y ahí está su gente. A algún lector pudiere no agradarle las guerras, a mí tampoco, pero una vez ella se desata, los pueblos milenariamente han contado y apreciado a sus héroes y hazañas

Tras la discusión es evidente el centralismo mental del que adolecemos los chilenos, la gente dice ¡Hay que operarse en Santiago!, ¡hay que estudiar en Santiago!, ¡hay que trabajar en Santiago!, ¡anda a ver un médico a Santiago!, etc. Este centralismo mental ya está en el subconsciente colectivo y, obviamente, esto influye en el desarrollo económico y desgraciadamente es un hecho de países que aún no cumplen totalmente su desarrollo, son países aún adolescentes, pierden más fáciles sus culturas, símbolos, y rituales . En un número reciente de la Revista “Harvard Review of Latinoamérica” se describe a Santiago no de buena forma, terminado el autor Edward L. Glaeser con lo siguiente: “si yo fuera estadounidenes, después de esta lectura no me asomo a Latinoamérica. Ni con pasaje y estadía gratis”. Pero que tiene que ver esto con la Sede de la Cultura, algo pues ya se está conformando una macro zona de la Región Metropolitana y la V Región.

Un solitario voto, el del senador Mario Ríos Santander, valiente el senador, pero no acompañado por otros que pudieren hacer las derrotas honorables. Los historiadores narran que cuando Prat abordó el Huáscar, lo hizo con dos marineros más, el que lo seguía fue Claudio Aldea, chillanejo también. Al senador Rios le faltó un señor Aldea, pero así es la política a veces popular, a veces incomprendida, a veces correcta, de todo. Dicen que lo hicieron para que no se la llevaran a Santiago, la Capital del Reino con reyes y cortesanos.

Un locuaz Senador refutó los argumentos de Chillán dijo que no se estaba discutiendo creación de una maternidad sino de la estructura del aparataje cultural.. Bien dicho Senador, es eso, una oficina para no sé qué. Pero dijo algo central, no sé si inconsciente o no, pero es el tema de la maternidad, simbólicamente hablando, muy relevante. Para no ser como un investigador que solo usa el método científico en el laboratorio y fuera de él sólo es pasión, es que lanzo una hipótesis, ¿es plausible argumentar y establecer que dado los méritos notables de Chillán, sea esta la “Madre Ciudad” de Chile? Pero como en investigación debe plantearse hipótesis alternativas, esta es: ¿Y Concepción no tiene tantos méritos que la vecina ciudad para ese fin? y evidentemente la segunda hipótesis alternativa sería, pues: ¿Es la VIII Región la Madre Región de Chile?. Interesantes hipótesis de trabajo los investigadores de las ciencias sociales, incluso capaz que obtengan fondos concursables para llevarla adelante.

En otros versos de la “Epopeya de Chillán” de Nicanor Parra señala: “Chillán no está vencido, Chillán laurel alzado / como en el verde campo los gentiles caballos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada