sábado, 3 de julio de 2010

CRISTIAN BRAVO CARRERA (1964 - 2009) Chillán




Maximo Beltrán / Diario La Discusión / 20 de marzo 2009

Escribir acerca de la muerte, descorrer el misterio de lo intransitable, desde la perspectiva física; tratar este tema con una leve sonrisa porque ya sabemos el camino que nos depara este sinsentido del despego, justo cuando estamos en nuestro mejor momento; es como tratar de comprender a Di-s, y eso de hace desde dentro, "teniendo paz interior, estar libre de ambiciones para poder sentir de frente la inmensidad del cielo y la profundidad de la tierra" (Jasón Emuná Ubitajón).
Este verano, partió muy temprano nuestro amigo-artista Cristian Bravo Carrera. Fiel exponente de la corriente Naif, activo artista de nuestra ciudad, vinculado a las agrupaciones de artes de la zona.
Su despedida en el Cementerio Municipal no estuvo a la altura que debiera haber tenido su noble y tranquila vida; ausencia de homenajes formales de las agrupaciones a las cuales pertenecía.
Palabras que se las lleva el viento; la muerte de un artista no es noticia, sobre todo cuando un creador como Cristian trabajó siempre desde el celo del anonimato y la humildad.
A ti Cristian que ya has partido al Oriente, donde tu alma seguirá creciendo, tengo por seguro que seguirás iluminando más de una estrella con tu silencio, porque un artista no necesita gritar como lo "hacen muchos", sólo brillar en el silencio.
Te pido perdón porque a lo mejor debiera haber hablado esa mañana, en desmedro de los que callaron al igual que yo; contar un poquito de tu vida, tus viajes antes de enfermarte; tu estadía en Valparaíso y los sueños rotos; tu paso por la Escuela de Diseño aquí en Chillán; tus exposiciones en el sur, los cruces en el Chacao y los mareos infortuítos; la formación generacional del 90, y yo diría que antes; el descubrimientos de los colores, y más de un amor inconcluso que quedó graficado en un cuaderno. Pero no dije todo, ni nada, porque el llanto quería salir, y las palabras se agolpaban; pero ya no estas fisicamente y dudo que el recuerdo sea pasajero; el llanto expresado por tus pares fue sincero, limpio, honesto, las flores fueron frescas y más de una rosa cayó en el camino.
Adiós hermano en el arte, que partiste a conectarte con el alma universal, te seguimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada