sábado, 3 de julio de 2010

Chillán y su "alocado modernismo"




Ese sinsentido de desarmar, destruir, suplantar; ya se ha transformado en nuestro sino, por decir lo menos.
Poco a poco vamos siendo testigos del como se transforma todo, y no somos testigos silenciosos porque los canales de expresión has sido muchos, prueba de ello es el grupo Chillán Antiguo donde los chillanejos expresan sus sentimientos ante el desarme o para decir una palabra de “moda, un desmantelamiento.
Aquí amigos del blog, comparto una conversación en torno al “alocado modernismo” que en torno al grupo Chillán Antiguo se ha generado.

Como muestra un “botón”, un paseo en Chillán? En la calle Arauco, quien no se ha criado en esta ciudad o no ha nacido en ella, poco entenderá de todo lo que conversemos. (Maximo Beltrán)
- Comparto contigo,., ahora Arauco se ve como una alfombra de cemento.. fría , y fome... quien cago Arauco? ( Claudio Mauricio Rocco)

- Algún estudioso, que volvió de Miami, que quizás se obnubiló con los paseos ribereños de las marinas y se apituto para el diseño....Al paseo Arauco lo único que le falta son las gaviotas posadas en las curvas de esos pedestales marineros con reminiscencias art decó....claro que aquí a las gaviotas las reemplazamos por la plaga de palomas....o tal vez, el estudioso fumó de la costeña?...alucinaciones, solo alucinaciones....y nuestra verdadera identidad? plop¡¡¡¡¡ (Juan Ignacio Basterrica)

- El gusto de cementar todo y de cortar las calles, piensan que por el paseo Arauco pasa la misma cantidad de gente que el paseo ahumada (Felipe Valenzuela Cerda)

- el snobismo, con un suave tinte de "siutiquerismo", y el pretender emular costumbres foráneas y transformar el paisaje en una postal "rasca" sin identidad...Donde las autoridades quedan cual "Carmela" cuando visitan otras urbes y llegan queriendo cambiarlo todo...y nuestra actitud de observar y callar, ha contribuido al desmalentalamiento de nuestros imaginarios. (Máximo Beltrán)

- Que contrasentidos nos da la historia local ,y el accionar de sus habitantes. Es del caso que en el pasado mes de Octubre, han sucumbido por la pala mecánica y diversas maquinarias pesadas, dos construcciones de aquellas que trascendían al patrimonio particular. Se trata de lo que quedaba en Avenida Collín, de esa casona estilo colonial que fuera de la familia Besnier aledaña a la otrora Curtiembre León. De ésta hoy solo quedan como mudos testigos de su existencia , las basas de piedra que daban soporte al antiguo corredor exterior. Era una de las pocas construcciones que quedaron en Chillán después del terremoto del 39,con la gracia adicional de, sin duda haber estado presente en la fundación de 1835. Por otro lado, también se fué la casa que construyera después del terremoto del 39, don Santiago Yuffer en calle Constitución casi al llegar a Isabel Riquelme. Esta construcción vió crecer a su hija ,la recordada pintora Sra.Helga Yufer. Estaba construida de hormigón y constaba de dos pisos, además de un subterráneo, y en su época original de un hermoso jardín con una pileta adornada con la figura de un niño realizada por la recordada hija del dueño de casa original. Al ver esta demolición que solo duro una semana ,se produjo en mi interior una sensación de tristeza y disconformidad ,fue como si a uno le quitaran algo que nos pertenecía a todos, y que estaba incluido en el paisaje subconciente y subyacente de lo que entiendo como barrios de mi ciudad. El desconsuelo por otra parte se transforma en cierta forma en rabia, al comprobarse una vez mas el cumplimiento de esa crónica anunciada, a que tantas veces hemos hecho referencia."sustituir lo nuestro por sitios sin ninguna significación, como si los estacionamientos con sus autos ,sustituyeran a sus habitantes por sus máquinas."...que tristeza contemplar este descenlace, y saber la certeza de todos los que sin duda vendrán." (Juan Ignacio Basterrica)


- Hola Maximo! y gracias por tu iniciativa de crear esta pagina!! Me ha dado mucha tristeza saber que el modernismo esta acabando con nuestra ciudad, especialmente la transformación de la avenida Collín que era mi camino a la escuela 4 durante mi infancia y luego al liceo Marta Brunet en mi adolecencia. Me doy cuenta que la nostalgia de Chillan y sus rincones no es simplemente algo que se agranda en la distancia, sino que también quienes viven en nuestra ciudad la sienten. Los últimos años he acompañado a mi Chillan a través de La Discusión por la red y seguí la polémica de los adoquines, muchas veces quise dar mi opinión al respecto y mostrarles la calle donde yo hoy día vivo en Europa. Es una pena pensar que pasaran muchos años antes de que la comunidad y los políticos aprender a ver y apreciar lo que un día tuvimos.
Gracias nuevamente por CHILLAN ANTIGUO, especialmente las fotos pero también por abrirle un espacio a la comunidad, sus recuerdos y opiniones. Un abrazo a lo chillaneja, como diria la Violeta (Marta Bravo)

- Máximo, en relación a la casa de Constitución, Realmente fue algo horrible de ver, también contemple la demolición de esta casa, a la cual yo le llamaba la casa de los pececitos.. y me da pena que no exista conciencia de lo que es patrimonio arquitectónico cultural de la ciudad, estos temas deberián tratarse para que se aborde dentro del plan regulador de la ciudad, ya que este tipo de obras le van dando un carácter especial a la ciudad, y llegar y demolerlos para transformarlos en estacionamientos es inconcebible...
Acerca de este mismo tema también hay que valorar ejemplos como la misma casa de enfrente de esta, que estaba abandonada, la tomo una corporación y la rehabilitaron, restauraron y le dieron un nuevo uso, y ahora esa esquina tiene una vitalidad que antes no la tenia.
Por último decir que cuidemos nuestro patrimonio, Chillán se caracteriza por su arquitectura posterremoto. (Maria José Vidal)

- "Que pena, soy una Chillaneja nacida y criada en esa hermosa ciudad, allí nacieron mis 3 hijos y allí viví toda mi niñez , mi adolecencia y gran parte de mi juventud en esa calle linda Independencia hoy a mis 43 años y radicada en una ciudad tan fría y vertiginosa como es Santiago, sólo puedo recordar con mucha nostalgia , mi Chillán amado. Dios quiera que no se transforme en esos lugares, sin sentido, sin personalidad y lo que es peor sin identidad." (Maria Elisa Villarroel)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada